El Paisaje Humano de Susana Sancho Beltran"/>
bb_logo bb_logo
t f y
_

Susana Sancho Beltran
El Paisaje Humano de Susana Sancho Beltran

  susan_sancho
“EL PAISAJE HUMANO DE SUSANA SANCHO BELTRAN” es una exposición que recoge obras de los últimos años de la artista Susana Sancho Beltran y donde, la mayoría de los cuadros, son inéditos.

Las series aquí expuestas son cuatros y, entre ellas, a pesar de los diferentes temas tratados, hay un fuerte hilo conductor que atraviesa toda la poética y el lenguaje expresivo de la artista. En estas obras es claramente retrata la vida en su simplicidad y cada pincelada, veloz y prepotente, nos habla de la cotidianidad.

Los coches, con sus diferentes colores, representan un medio en el que viajamos cada día y donde pasamos mucho tiempo. Son medios que cortan las ciudades y nosotros, observadores desde dentro y desde fuera, nos desplazamos con ellos por todos los lados, descubriendo y también reconociendo lugares, palacios, casas, calles que ya hemos recorrido. Viajamos de día y de noche, sentimos el ruido de la lluvia caer contra las ventanas y sobre el asfalto.

Plazas anónimas que no se identifican con ningún sitio concreto pero que, desde luego, se convierten en lugares especiales porque reflejan algo muy familiar: son nuestras casas, nuestros rincones, nuestras plazas, fragmentos de una realidad que hemos ya vividos y que, quizás, estamos todavía viviendo.

También los personajes que encontramos en las series Terraza y Paisaje Humano son capturados desde la realidad. Son hombres y mujeres en los que cada uno de nosotros nos reflejamos: en aquel gesto, aquella mirada, en la manera de caminar, en el color del pelo, los hábitos ……son todos aspectos de nuestra cotidianidad. Y, también ellos, anónimos personajes sobre tejido, se convierten en algo importante porque nos ayudan, inconscientemente, a transformarnos en los protagonistas de este espectáculo frente al que nos encontramos .

Susana Sancho Beltran es una artista muy atenta a todo lo que le rodea y lo consigue capturar hasta el más pequeño detalle sin caer en una pintura didascálica: pinceladas rápidas y vivas, figuras esbozadas y ya muy presentes que crean movimientos, atención. La artista nos cuenta de todo lo que puede ser reconocido con facilidad sin perderse en ninguna especulación mental y todos sus personajes forman parte de un único paisaje humano, una red de conexión, coincidencias y cuentos que hablan también de nosotros, los que miramos fascinados, esta infinita red de Indra de la que nos sentimos capturados.

 

Barbara Bacconi, Abril 2012

Compartir

Twitter Facebook Del.icio.us Digg LinkedIn StumbleUpon

Deja tu comentario